Tabla de contenidos

¿Sufres sangrado de encías? Presta atención porque es más grave de lo que piensas

A menudo pensamos que el sangrado de encías es un comportamiento habitual en nuestra boca. Especialmente de los tejidos blandos gingivales que rodean a los dientes.

Más allá de esta afirmación, el sangrado de encías puede que sea un síntoma común o leve al que tenemos que prestarle mucha atención. Es el resultado de tener gingivitis y nuestras encías inflamadas.

Corresponde a la fase inicial de la enfermedad de las encías.Si no ponemos remedio al sangrado de encías, iremos perdiendo tejido óseo y la correspondiente retracción de la encía, llegando a poder perder los dientes es los estados más avanzados de la enfermedad de las encías (periodontitis)

¿Por qué se produce el sangrado de encías?

Básicamente podemos simplificar las causas de la gingivitis en tres factores:

  • Higiene oral: No realizamos el cepillado correctamente o no usamos seda dental o cepillos interproximales.
  • Hábitos: El más perjudicial para nuestras encías es fumar. El humo del tabaco deposita bacterias al inhalar inflamando nuestras encías.

  • Genéticos: Este factor está ligado con los tipos de bacterias predominantes que tenemos en nuestra boca (biofilm). Recuerda en nuestra boca hay más de 500 bacterias diferentes. Algunas de ellas nos ayudan a prevenir patologías y otras las favorecen.

    La nicotina es un vasoconstrictor que altera las vascularización del tejido de las encías haciéndola llegar menos nutrientes.

Básicamente el sangrado de encías se produce por la aculación de placa bacteriana en la zona en los que confluyen los dientes con las encías. En ocasiones, estas bacterias pueden incidir en el tejido blanco creado bolsas en el tejido.

Las encías están ampliamente vascularizadas, y al existir sobre el tejido esa acumulación de bacterias fuera de lo común, intervienen los mediadores de inflamación del cuerpo , generando una inflamación y posteriormente sangrado.

No es solo por tus dientes por lo que debes prestar atención al sangrado de encías

Como hemos comentado, la evolución de la enfermedad de las encías, termina con la pérdida de piezas dentales. Y  al final, no queda tejido óseo ni gingival donde el diente pueda estar adherido.

En las últimas décadas, se ha visto como la enfermedad en las encías están estrechamente con la aparición de otras patologías. Muchas de ellas relacionadas con el sistema inflamatorio y reumatológico. 

La más común es la aparición de diabetes, pero no solo está esa, enfermedades cardiovasculares o algunas como la artritis, pueden aparecer por el desarrollo de la enfermedad de las encías.

En los últimos años, son varias la universidades que han encontrado un nexo entre la periodontitis (la fase más grave de la enfermedad de las encías) y el alzheimer.

Tranquilo, preocuparte por el sangrado de encías es el primer paso para encontrar una solución

Algo de lo que puedes estar tranquilo, es que si estás concienciado a buscar una solución al problema, esta es reversible en esta fase inicial. Desafortunadamente si no prestamos atención al problema inicial, podemos pasar a las siguientes etapas de la enfermedad no reversibles.

Es por ello, que al primer síntoma de sangrado, debemos acudir a nuestro odontólogo para una valoración y un posible tratamiento. En caso un poco más avanzados de gingivitis, puede que necesitemos la intervención de curetajes para sanear las encías.

En la gran mayoría de casos, vale con extremar las medidas de higiene bucal al cepillarnos los dientes. Una buena técnica de cepillado, un dentífrico adecuado para las encías, el uso de seda dental o interdentales e incluso incorporar un irrigador dental puede ayudarnos.

conoce las causas del sangrado de encias

Cómo evitar el sangrado de encías

La primera recomendación es que acudas a tu clínica dental de confianza al menos una vez al año. Allí además de una revisión pueden realizarte una profilaxis o limpieza bucal en profundidad.

La segunda, es la realización de una buena técnica de cepillado, independientemente de que la realices con cepillo manual o eléctrico. Si tienes dudas te dejamos aquí cómo realizarla.

Debes incorporar el uso de seda dental o cepillos interproximales para poder limpiar entre los dientes, la gran mayoría de personas tienen espacios interdentales donde se acumulan las bacterias y no se llega con el cepillado dental.

Utiliza un dentífrico especial para encías. Suelen tener un principio activo añadido al flúor que reduce el sangrado de encías. Más abajo os dejamos los mejores dentífricos para combatir el sangrado encías.

El zinc, fluoruro de estaño o el bicarbonato, son principios activos que junto con el flúor pueden romper el enlace de las bacterias o interferir en el metabolismo de las mismas destruyéndolas. Existen otros agentes como la clorhexidina, triclosán o cloruro cetilpiridinio. 

Utiliza un colutorio o enjuague tras tu cepillado. Intenta utilizar uno que no tenga alcohol entre sus excipiente ni clorhexidina si no te lo ha prescrito tu odontólogo. Para casos de alta inflamación puede que nos recomienden un enjuague con clorhexidina pero no deberíamos usarlo más tiempo del indicado (cómo máximo 15 días).

El uso de un irrigador dental puede ayudarte a eliminar las bacterias en espacios complicados. Hace tiempo hicimos una review sobre irrigadores dentales muy completa, puedes leerla haciendo click aquí.

Evita fumar, es de sobre conocido que es un hábito perjudicial para tu salud y tus encías. Si aún así, vas a mantener el hábito, debes extremar el cuidado de tu boca acorde a los puntos que hemos comentado.


Ahora que ya sabes la importantancia de frenar el sangrado de encías, estás más cerca de mejorar el estado de salud de tu cuerpo y mantener tus piezas dentales contigo por mucho más tiempo.