Quien no se ha preguntado "por qué tengo caries" alguna vez en us vida

Tabla de contenidos

Indaguemos sobre qué es la caries

Nuestra boca alberga una gran cantidad de microorganismos que viven en simbiosis con nuestro cuerpo. Se calcula que hay más de 700 bacterias diferentes tanto en dientes, saliva y tejidos blandos.

También se ha descubierto, que no todas estas bacterias que componen el biofilm oral son perjudiciales para nuestra boca. Gran parte de ellas nos protegen y nos ayudan a prevenir patologías como la caries. 

 

Como es el proceso de aparición de la caries

La caries es un proceso que empieza por estos microorganismos que conviven en nuestra boca y cada vez que comemos.

Al ingerir alimentos (concretamente hidratos solubles como los azúcares), los microorganismos se alimentan de estos y como consecuencia desprenden ácidos que atacan al esmalte de nuestros dientes. Estos ataques, si no ponemos remedio a ello, hace que nuestro esmalte se vaya debilitando hasta llegar a aparecer la caries.

Básicamente, podemos resumir el proceso, como un ataque que producen estos ácidos en nuestros dientes después de beber o ingerir alimentos. Desgastando la superficie externa de nuestros dientes, formada por el esmalte, y adentrándose a estructuras interiores.

La caries tiene diferentes fases según va progresando la lesión, empieza por mancha blanca y se manifiesta claramente cuando ya es una cavidad negra.

 

Razones por las que pueden aparecer caries en tu boca

Nuestra boca alberga una gran cantidad de microorganismos que viven en simbiosis con nuestro cuerpo. Se calcula que hay más de 700 bacterias diferentes tanto en dientes, saliva y tejidos blandos.

También se ha descubierto, que no todas estas bacterias que componen el biofilm oral son perjudiciales para nuestra boca. Gran parte de ellas nos protegen y nos ayudan a prevenir patologías como la caries.

Por eso, la primera razón puede ser genética y se debe a las concentraciones y poblaciones de microorganismos que cada persona contiene en la boca. Son únicas y cambian según el individuo. Muy parecido a las huella digitales de tus dedos.

La segunda se puede deber a la falta de higiene bucal o deficiencia en la misma. No solamente puede que nos olvidé cepillarnos los dientes todas las veces que deberíamos, sino que la gran mayoría lo realizamos de manera errónea.

Además de conocer la técnica efectiva del cepillado dental, debemos usar un dentífrico fluorado con la concentración suficiente de flúor. Si tenemos dudas sobre cuál es el dentífrico más recomendado para nosotros debemos consultar con nuestro profesional.

Existen artículos de higiene oral, que pueden ayudarnos a alcanzar una higiene más completa y prevenir la caries si lo acompañamos las pauta. Puedes echarle un vistazo a este artículo en el que hablamos de cepillos de dientes eléctricos inteligentes o pensar en incluir un irrigador dental.

La tercera causa puede ser la dieta y la ingesta de demasiado azúcares en nuestra dieta. A menudo pensamos que los azúcares solo se encuentran en los dulces, pero alimentos como hamburguesas o pizzas contienen altas concentraciones de los mismos.

Existen otros factores que deben ser estudiados por un profesional dental, tales como un esmalte débil en la estructura de los dientes o la xerostomía. El tener «boca seca» o menos saliva de lo habitual puede ser una causa a incidir.

Respirar por la boca, la toma de ciertos medicamentos o el padecer algún síndrome como el Sjögrem,  puede favorecer a la aparición de caries con más frecuencia.

Por todo lo que hemos explicado, en la odontología consideran que hay dos tipos de factores para tener caries.

Los internos, que vienen referidos por nuestra genética y la población de esas bacterias en la boca (recuerda, que nunca habrá el mismo balance en nuestro biofilm sobre microorganismos “buenos” y “malos”). Y los externos, formados por nuestra alimentación y hábitos de higiene.

La mejor solución para la aparición de caries: la prevención

Recuerda, que cepillarse los dientes con una correcta técnica de cepillado después de cada comida, es esencial para prevenir la caries y acompañar tu cepillado con el dentífrico más adecuado. Existen en el mercado diferentes dentífricos con distintas concentraciones de flúor. El flúor ayuda a remineralizar nuestros dientes, después del desgaste que sufren de estos ácidos, previniendo futuras caries.

Visita con frecuencia a tu dentista. Una visita al año para una revisión y una limpieza bucodental es obligatoria desde el punto de vista personal.

Los dientes son nuestros compañeros para toda la vida, empieza a cuidarlos y concienciarte de la importancia de los mismos. Son elementos de nuestro cuerpo que debemos cuidarlos.