Los mejores cepillos de dientes de bambú

cepillo de dientes de bambu

El grave problema que presenta el planeta a consecuencia de la contaminación con residuos de plástico, entre otros, ha despertado la conciencia de las personas que buscan opciones más amigables con el ambiente, dentro de la gama de productos sustentables destaca un pequeño accesorio de uso diario en la higiene buco/dental. Se trata del cepillo de dientes bambú, la alternativa sostenible; conócelo aquí.  

Si eres de los que depositas el cepillo de dientes en el contenedor amarillo, con toda seguridad, la planta de reciclado lo terminará incinerando como todos los residuos no reciclables. La diferencia entre depositar nuestro cepillo de dientes en el contenedor amarillo o convencional no es ninguna.Si eres de los que respetan la ecología o sigues un estilo de vida más natural aquí te presentamos las siguientes alternativas.

Cepillo de dientes de bambú: reseña

No cabe duda que la contaminación del planeta con diversos residuos, especialmente plástico, está despertando la conciencia ciudadana y de empresarios en general. Esto se evidencia en un notable esfuerzo por elaborar diversos productos menos invasivos al medio ambiente.

Aunque esta tendencia suele asociarse a un modismo, el bambú por ser un material noble y sustentable por su rápido crecimiento tiene mucho tiempo en uso por diversas culturas, en especial la milenaria Asia. En el caso particular de los cepillos de dientes en bambú, son artículos de mayor antigüedad según los registros históricos.

La historia indica que el cepillo de diente de bambú lo creó el propio Hongzhi, dinastía Ming en 1498. El mismo portaba filamentos de jabalí o cochino, que se sujetaban al mango de una caña de bambú. Previo a este período, los cepillos se fabricaban con huesos de animales.

Esto significa que ya existe una historia y experiencia acumulada de este accesorio de higiene oral, y que está revolucionando el mercado como alternativa ecológica por ser sustentable.

Del hueso, madera al plástico ¿Vuelve el bambú?

Desde la invención del cepillo de dientes como se conoció durante el siglo XIX, los materiales de esta herramienta de higiene bucodental ha evolucionado. Originalmente, su mango era de hueso animal o madera, y sus cerdas de crin y/o cerdas de origen animal.

Con la llegada del siglo XX, llegó también la estandarización y uso masivo del cepillo de dientes por todas las clases sociales. Pasando a tener cuerpos plásticos y cerdas de nailon.

Rápidamente, se incrementaron las ventas de este accesorio de uso e higiene personal, además de su cambio cada 2 meses, convirtiéndose en un bien de alta circulación y consumo. Y con ello, se elevó también la emisión de plásticos.

Cepillo dental de bambú biodegradable, una alternativa sostenible al plástico

Ya no se puede ocultar el grave problema que representan los residuos de plástico en los mares del planeta. Es previsible que esta contaminación en unos pocos años sea muy superior a los peces y vida marina en general.

Esta realidad toca la conciencia de los ciudadanos del mundo (gobiernos, industrias, personas, etc.) como responsables directos en la producción y emisión de plástico, por tanto, están obligados reducir al máximo consumo.

Para ello, disponen de alternativas amigables, sostenibles, orgánicas y biodegradables. Lo que significa, que el propio planeta provee opciones para garantizar la supervivencia de todos los biosistemas y vida natural que posee, incluyendo el hombre como especie.

Los expertos y organizaciones, preocupados por este tema, han publicado cifras y fórmulas sencillas pero escalofriantes, relacionada sólo al uso de cepillos de dientes de plástico:

  • Cada persona usa en promedio unos 300 cepillos de dientes de plástico durante toda su vida.
  • Sin dejar de mencionar su recambio cada 2 ó 3 meses.
  • Una simple operación de multiplicación de este número por los 8 mil millones de personas en el mundo, superan los 3 billones de desechos que terminan en los mares y océanos. 
  • La descomposición de su plástico y absorción por la tierra demora entre 400 a 1000 años, acumulándose a los ya millones de residuos de este material que flotan en el mar.

Esta simple deducción matemática es señal ineludible de la urgencia en recurrir a alternativas más amigables con nuestro entorno, por fortuna, la propia naturaleza las provee, en materiales tan nobles como el bambú. Muchos la han encontrado.

En efecto, muchas marcas y fabricantes están proponiendo alternativas amigables en cepillos de dientes de bambú. Que además de noble y flexible, es biodegradable, se funde a la tierra o entorno en menos de 3 meses, se puede desechar en los restos orgánicos, al tiempo de disminuir el uso de cepillos dentales plásticos.

Ventajas del cepillo de cepillo dental de bambú frente al plástico

Existen numerosos motivos para migrar de un cepillado dental con plástico a uno de bambú y casi todas las razones convencen por un consumo más sostenible de productos dentro y fuera del hogar. A continuación, se muestran algunas de las ventajas que motivan a una alternativa ecológica:

Es biodegradable

Su degradación es razón más que suficiente para convencer al cambio del habitual cepillo de diente plástico por uno de bambú. Ya que el primero puede tardar hasta 1000 años en desaparecer totalmente, mientras que el bambú apenas tarda 6 meses en fundirse a la tierra.

Un gran avance hacia la desplastificación de hogares y océanos

Los números en uso de plásticos es realmente escalofriante, puesto que además de su evidente huella ambiental, es muy difícil reciclar este material. Por ello, iniciar por cambios de artículos de uso cotidiano por alternativas más amigables y sostenibles, supone un gran paso para cuidar nuestro planeta.

Es accesible

Actualmente, el cepillo de dientes de bambú como opción sostenible, está al alcance  en todas partes. Gracias a que lo que se consideraba un artículo exótico, accesible solo en tiendas especializadas y costosas, ha venido cambiando. 

La demanda de productos sustentables evidencia un notable cambio positivo de esa realidad, facilitando el acceso a los cepillos de dientes de bambú, entre otros accesorios, y hoy es frecuente adquirirlos en tiendas y supermercados.

El cepillo de dientes de bambú no difiere en precio

Suele creerse que los productos ecológicos son costosos, aunque esta apreciación no está muy lejos de la realidad de ciertos artículos, en el caso particular de los cepillos de dientes de bambú, la diferencia es apenas perceptible en céntimos. Entrando en juego más el precio del proveedor y la marca, que del cepillo en sí.

El bambú es antibacteriano

Una de las características del cepillo de dientes de plástico, es la facilidad para contaminarse y alojar bacterias presentes en la boca y propio baño. Mientras que el bambú posee estupendas propiedades antibacterianas, convirtiéndolo en un artefacto personal más higiénico y seguro para la salud oral.

La función del cepillo de dientes de bambú es igual al de plástico

Algunas personas dudan en cambiar su cepillo habitual por un cepillo de dientes de bambú, ya que piensan que la higiene no será igual. Sin embargo, lejos de la realidad, el cambio no supone renunciar a la calidad de la limpieza oral, al contrario, el bambú tiene algunos beneficios asociados como verás en el siguiente punto.

Propiedades del cepillo de dientes de bambú

Los cepillos de dientes de bambú mayormente se elaboran del árbol denominado MOSO (Phyllostachys Pubescens), conocido también como bambú de invierno. Y en general, tiene inmerso un conjunto de propiedades:

  • Cuenta con propiedades antibacterianas, convirtiéndolo en un material ideal para elaborar un cepillo de dientes, con el fin de evitar la aparición de bacterias.
  • Es abundante, además se reproduce y crece con gran rapidez, siendo muy fácil encontrarlo y manejarlo. Aunque existen más de 200 especies de bambú en el mundo.

Cabe resaltar, el único componente del cepillo de dientes de bambú no degradable, son sus cerdas de nailon. Aunque se consiguen con filamentos naturales, siendo por tanto 100% biodegradables, un poco más costosos. Pero vale la pena, una pequeña inversión reduce el plástico y mermar los desechos arrojados al planeta.