Los roncadores nocturnos: cómo dejar de roncar

Aunque muchas veces los ronquidos son inofensivos, pueden resultar perturbadores, especialmente para los compañeros de cama, objeto de discusión y hasta de separaciones. Pero, ¿qué hay detrás de los roncadores nocturnos: cómo dejar de roncar? Conoce en este post sus causas, peligros, relación con otras patologías y soluciones.

pareja intentando dormir por ronquidos

Causas de los ronquidos

La persona que ronca emite un molesto ruido que tiene lugar cuando duerme, el cual  no suele perturbar a quien ronca, pues este ni se entera, mientras que su pareja de al lado no puede pegar el ojo. Pero, ¿por qué se produce ese molesto ronquido?

El ronquido tiene lugar cuando el aire circula en las últimas membranas destensadas de la garganta, cuya consecuencia es que estas paredes vibran con la respiración, generando un efecto sonoro seco o potente.

Es fundamental revisar si los ronquidos son solo ruidos guturales al dormir, o al contrario, al despertar hay falta de aliento o cansancio, si es así, seguramente la persona que ronca tenga apnea del sueño, en cuyo caso, se requiere consulta médica. Esta patología es causante de hipertensión, entre otros problemas graves.

Durante el sueño, el sistema muscular de la garganta se afloja, así como la lengua se repliega hacia atrás, estrechando y ablandando igualmente la garganta. De tal  forma, con la respiración, donde las membranas vibran, y en menor medida, al exhalar, causando  el característico ronquido.

Cabe aclarar, que no todos los que roncan emiten la misma vibración y/o sonido, siendo fundamental determinar muy bien la causa, porque la razón puede variar de un roncador nocturno a otro.

Los ronquidos suelen afectar más a los descuidados, o con una calidad de vida pobre, los asiduos al alcohol, con peso extra o incluso, y en el peor de los casos, personas con patologías respiratorias. En este último caso, se requiere control especializado para recibir tratamiento.

Dentro de las causas más frecuentes, la persona que ronca tiene problemas relacionados con:

  • Debilidades en las vías respiratorias, boca y garganta. Suele ocurrir cuando las amígdalas desarrollan mayor tamaño o se inflaman.
  • Una garganta más delgada y estrecha de lo normal.
  • Un paladar engrosado.
  • La lengua más grande de lo normal o la boca.
  • Alteraciones óseas en la cara o anatomía propia de la boca. 
  • Paredes de la garganta colapsadas, generando apnea (ausencia de respiración). Una patología peligrosa que demanda atención médica inmediata.
  • Tono muscular debilitado, trayendo como consecuencia inmovilidad del aire, dificultando la circulación por las fosas nasales y la boca durante el sueño.
  • Por desviación del tabique.
  • Problemas en el paladar, lengua o laringe.
  • Sinusitis, alergias y resfriados son causantes de ronquidos transitorios.
  • Consumo de tabaco, drogas o algunos fármacos que relajan el músculo, conllevando a ronquidos.
  • La obesidad es una de las causas de la apnea y ronquido, lo que significa que al bajar de peso, la persona que ronca mejora en un 50% esta condición.
  • Embarazo y menopausia, al igual que el caso anterior, el sobrepeso por embarazo o laxitud muscular del cuello, pueden llevar al ronquido en estas etapas de la vida de la mujer. 

Por lo tanto, el ronquido desaparecerá al culminar el embarazo, o al pasar a la menopausia, con todos los cambios hormonales que ello supone.

Esto significa, que al analizar clínicamente cada caso, y determinar su causa, será más fácil tratar adecuadamente el problema, para ofrecer la solución ajustada a cada paciente que ronque. 

¿Quién ronca más, la mujer o el hombre?

Según los estudios realizados a personas que roncan, se encontró que los hombres son más propensos que las mujeres. De cada 4 caballeros roncadores solo 2 mujeres los son, pero además se suministraron otros datos interesantes:

  • Las mujeres, al pasar la menopausia, suelen roncar más.
  • Adultos que roncan ocasionalmente: 40%.
  • Adultos roncadores habituales: 20%.
  • Los niños también roncan: 10%.

En todos los casos, los ronquidos son inofensivos, pero molestos, sobre todo para los acompañantes de cama, en caso de parejas, motivo de peleas, de agotamiento, mal dormir y hasta separaciones. 

Pero atención, no hay que llegar a esos extremos, hoy día muchas medidas pueden ayudar a la persona que ronca y su pareja a sobrellevar este ruidoso problema. Algunos cambios en el estilo de vida colaboran para que ya no haya sonidos indeseables al dormir.

¿Cómo se diagnostica a la persona que ronca?

De cara a solucionar el problema de la persona que ronca, primeramente debe darse el respectivo diagnóstico del trastorno, según los criterios referidos en el punto anterior. A cuyos fines, el especialista evalúa los signos y síntomas presentados, así como su historial clínico, acompañado de un examen físico.

Por lo general, de haber pareja, la consulta se lleva a cabo de manera conjunta, puesto que el acompañante atormentado por los ronquidos, es el narrador ideal que dará al médico la información sobre cuándo y cómo ronca su pareja. Esto permitirá determinar la gravedad del problema. 

Cómo dejar de roncar: estudios con imágenes

Según la seriedad del caso, el especialista solicita un examen tipo diagnóstico, que puede ser con radiografía, tomografía computarizada o resonancia magnética. Estas herramientas visuales ayudan en el análisis estructural de las vías respiratorias, así como posible alteración del tabique nasal.

Análisis del sueño

Igualmente, atendiendo cada caso en particular, el médico solicitará a la persona que ronca un estudio del sueño. Algunos de estos estudios se realizan en casa durante la noche.

No obstante, según el cuadro clínico de la persona que ronca, y los síntomas que acompañan el sueño, puede requerir que el paciente pase la noche en un centro especial. Su finalidad es hacer un análisis riguroso de la respiración mientras duerme. Este tipo de estudio recibe el nombre de polisomnografía.

En este examen especial se conectan muchos sensores al paciente mientras se monitorea toda la noche. En la progresión de dicho análisis del sueño, se registran los siguientes datos:

  • Ondas cerebrales.
  • Nivel de oxígeno en sangre.
  • Ritmo cardíaco.
  • Intervalos respiratorios.
  • Fases del sueño.
  • Actividad de los ojos y piernas.

Cómo dejar de roncar: férula SomnoMed

En el mercado están disponibles algunos accesorios como SomnoMed, una novedosa herramienta que ayuda a los roncadores y, por extensión, a sus parejas a dormir mejor, más confortables, propicia el descanso y coadyuva con el problema, logrando una notable  mejoría. 

Se trata de una férula oral elaborada en acrílico de alta gama y resistencia, es suave y adaptable a la dentadura. También existen dispositivos que se colocan en la nariz para ayudar con la respiración nasal durante el sueño, evitando así los ronquidos.

Este tipo de tratamiento ayuda a mantener las vías aéreas abiertas de forma segura, en el caso de la férula, busca adelantar la posición de la mandíbula de la persona que ronca durante el sueño, ideal para casos menos graves.

11 útiles consejos para dejar de roncar

La medida más usual para evitar los molestos sonidos de las personas que roncan, lo más usual y poco amigable, es agitar al roncador y huésped de habitación. No obstante, existen algunas medidas más saludables para mejorar y eventualmente dejar de roncar:

  • Evitar la ingesta de alcohol al menos 3 horas previo a acostarse.
  • Evitar fármacos o relajantes musculares en la noche.
  • Bajar de peso.
  • Evitar el tabaco.
  • Posicionarse en la cama de lado o con la cabeza más inclinada o alta.
  • Limpiar y desinflamar la nariz y garganta con remedios caseros que descongestionan estas vías.
  • No comer pesado o mucho, antes de ir a la cama.
  • Probar con las famosas tiritas nasales.
  • Usar medicamentos prescritos para los ronquidos.
  • Consultar al médico y descartar complicaciones.
  • Hacer ejercicios para tonificar los músculos de la garganta, disminuye el ronquido un 37% y 60% menos fuerte que antes.