Tabla de contenidos

El flĂșor es uno de los ingredientes principales en los productos de higiene diaria. A dĂ­a de hoy se ha demostrado que este elemento, ademĂĄs de tener una serie de propiedades anti-bacterianas aumenta la resistencia del esmalte, es decir,  actĂșa frente al crecimiento de bacterias que producen, la placa, el sarro, y permite re-mineralizar la capa del esmalte (que se ve debilitada despuĂ©s de cada comida por la agresiĂłn de los ĂĄcidos de la bacterias de las mismas).

El flĂșor aplicado a nuestros dientes de manera tĂłpica, va a permitir mantener la buena salud de los mismos, alargando su vida y ayudĂĄndoles a prevenir la caries.

ÂżQuĂ© cantidad de flĂșor necesitan mis dientes?

Actualmente podemos encontrar productos para el cuidado de la higiene bucal de 0 partes por millĂłn de flĂșor hasta 5000 partes por millĂłn de flĂșor.

Los dentĂ­fricos sin flĂșor, a raĂ­z de la explicado en el primer punto, son altamente ineficaces para la prevenciĂłn de caries, ya que no producen ninguna remineralizaciĂłn a nuestros dientes. Si decidimos utilizar este tipo de productos, deberemos tener una tĂ©cnica de cepillado excelente para la eliminaciĂłn de la placa bacteriana.

Los Ășltimos estudios, realizados en niños, nos dicen que un dentĂ­frico con menos de 1000 ppm de flĂșor es ineficaz para la prevenciĂłn de caries. Es comĂșn encontrar muchos dentĂ­fricos en el mercado destinado a niños por debajo de 6 años con 500 ppm de flĂșor. Siempre debemos seguir el consejo de nuestro profesional, normalmente nos va a recomendar un dentĂ­frico de 1000 ppm a 1450 ppm de flĂșor, y dependiendo de la edad del niño nos indicarĂĄ la cantidad que debemos aplicar.

ÂżEs malo el flĂșor en los dentĂ­fricos? 1

 

Personas con mucha propensiĂłn a padecer caries y otras patologĂ­as arraigadas, necesitarĂĄn dentĂ­fricos que se ajusten a su realidad, pudiendo contener concentraciones de flĂșor mĂĄs elevadas. Concretamente de 2500 ppm a 5000 ppm de flĂșor.

ÂżCĂłmo se aplica el flĂșor en nuestros dientes?

Fundamentalmente de manera tĂłpica. Podemos aplicar el flĂșor de las siguientes maneras:

  • En la clĂ­nica dental, despuĂ©s de una revisiĂłn y profilaxis. AquĂ­ encontramos diferentes productos, desde el flĂșor aplicado mediante cubetas (suelen tener una concentraciĂłn de 12.000 ppm flĂșor y hay diferentes marcas) hasta barnices de larga duraciĂłn (Como Duraphat Barniz con 22.500 ppm de flĂșor y una liberaciĂłn continua durante 6 meses en la boca). Todos estos productos deben de ser aplicados por profesionales dentales.

  • Mediante el cepillado diario y el uso de dentĂ­fricos, es la forma mĂĄs comĂșn de re-mineralizar nuestros dientes y fortalecerlos.

  • Usando enjuagues y comprimidos, la concentraciĂłn media de los enjuagues en el mercado es baja, alrededor de 225 ppm. Algunos enjuagues enfocados a la prevenciĂłn de caries pueden contener una concentraciĂłn de flĂșor mayor, hasta 500 ppm de flĂșor. El uso de comprimidos estĂĄ cada vez mĂĄs en desuso. Esto se debe a que a nivel sistĂ©mico, es decir ingiriendo, se ha comprobado que no es beneficioso y a largo plazo (y a grandes dosis). Se puede padecer fluorosis. Una patologĂ­a irreversible en nuestros dientes.
ÂżEs malo el flĂșor en los dentĂ­fricos? 2

ÂżQuĂ© dentĂ­frico tiene la mayor concentraciĂłn de flĂșor?

Actualmente en España se comercializa sin receta Duraphat 5000. Se puede adquirir en farmacias o internet. Es un dentĂ­frico de 5000 partes por millĂłn de flĂșor y estĂĄ destinado a pacientes con alto riesgo de caries, malformaciĂłn o debilidad del esmalte, pacientes oncolĂłgicos, pacientes con trastornos alimenticios, pacientes con sĂ­ndromes metabĂłlicos o con medicaciĂłn especial. Es decir, con cualquier patologĂ­a asociada que hace que nuestros dientes se debiliten mĂĄs de la cuenta y aparezcan caries.

A dĂ­a de hoy Duraphat 5000, es el dentĂ­frico mĂĄs eficaz, para la prevenciĂłn de caries debido a su alto contenido en flĂșor.

 

ÂżExiste el riesgo de fluorosis?

Antiguamente y en paĂ­ses en desarrollo, era habitual utilizar el flĂșor como agente para potabilizar el agua. Esta prĂĄctica se sigue utilizando en algunas regiones de SudamĂ©rica y África. La OMS desaconseja esta prĂĄctica, ya que antiguamente tambiĂ©n se fluoraban aguas para ayudar a prevenir la caries.

La ingesta de flĂșor ha de ser continua y en dosis elevadas. Por eso, no se considera ningĂșn riesgo el uso de dentĂ­fricos con flĂșor siempre que se escupa la espuma.