Tabla de contenidos de este post

5 formas de generar confianza con los pacientes en clínicas dentales

Casi todo el mundo es consciente de la importancia acudir al dentista de manera  periódica, pero el 50% de los adultos en España. rara vez acude al dentista. Las razones más comunes para evitar una cita con el dentista son el coste y el miedo hacia el dentista, pero hay otro factor que afecta en gran medida a la frecuencia con la que la gente visita a su dentista: la confianza.

Los tratamientos dentales son caros y a menudo los pacientes no creen que los necesiten, sobre todo si no experimentan ningún síntoma importante. Sin embargo, retrasar el tratamiento necesario puede convertir un procedimiento sencillo y barato en uno doloroso y caro que podría haberse evitado si se hubiera actuado antes.

Si se gana la confianza de sus pacientes, es mucho más probable que acepten los tratamientos que ofreces sin discusión. Esto no sólo ayuda a agilizar tus operaciones diarias y a aumentar tus ingresos, sino que también mejora la salud de los pacientes que tratas. Todos ganamos con este modelo. 

Para salvaguardar tu clínica dental y el bienestar de tus pacientes, te traemos cinco maneras de conseguir que sus pacientes que confíen realmente en ti y sigan tus recomendaciones.

mujer abre la boca en el dentista

Preséntate

Una pequeña presentación tiene un gran impacto en la creación de confianza. Tienes que ver a muchos pacientes y alcanzar grandes objetivos. Pero tomarse el tiempo de presentarse y tener una charla rápida con cada paciente puede ayudarles a sentirse más cómodos y a confiar más en ti.

Como higienista dental, esta tarea es fácil, ya que puedes pasar mucho tiempo con el paciente. Puedes presentarte al principio de la cita y luego entablar una pequeña charla mientras esperas a que el dentista entre en la sala. Saber que te interesas por él como persona hace que sea mucho más probable que tu paciente esté de acuerdo contigo más adelante.

Si eres dentista, deberías hacer una rápida presentación antes de que la higienista comience sus tareas. De este modo, si el paciente necesita más trabajo, tu primera comunicación con él no será para darle malas noticias y pedirle dinero a cambio. Ya te habrán conocido en un terreno parejo primero.

Trata a cada paciente como una persona diferente

Es fácil ver a un paciente como su condición: una caries que hay que empastar, un caso de gingivitis que hay que tratar, un diente que hay que extraer, etc.

Aunque esto puede ser cierto hasta cierto punto, cada paciente es también un individuo único con su propio conjunto de necesidades, deseos, miedos y preocupaciones. Para ganártelos, debes considerarles como un solo paciente y adaptar su comportamiento y enfoque a ellos.

Por ejemplo, si se sabe que se trata de un paciente con ansiedad, hay que ser amable, hablar con suavidad y ser acogedor con él. Si te acercas demasiado, se levantarán de la silla y no volverás a verlos. Adapta tus modales a cada paciente y obtendrás resultados mucho mejores.

Muestra a los pacientes sus dientes

Una de las razones por las que muchos pacientes se resisten a creer que necesitan un tratamiento dental es porque no pueden ver nada malo en sus dientes.

Las cosas que un profesional de la odontología puede detectar en un examen oral rápido son invisibles para la mayoría de las personas que no tienen ojos entrenados. Por eso es tan importante mostrar a los pacientes sus dientes y señalar las zonas problemáticas.

Si una radiografía ha mostrado que un paciente tiene problemas con sus dientes, enséñale la radiografía. Señale las áreas problemáticas y lo que significan. Saca una radiografía de dientes sanos y compáralas para que el paciente pueda ver la diferencia. Cuando puede ver las zonas problemáticas ante sus propios ojos, está más dispuesto a aceptar el tratamiento que se le ofrece.

Explicar todo, "comas" incluidas

Otra razón por la que los pacientes a veces no confían en los profesionales de la odontología es porque no comprenden del todo la gravedad de su problema o el tratamiento que se les ofrece. Tu trabajo consiste en asegurarse de que el paciente esté totalmente informado de los efectos de su decisión.

En un lenguaje claro y fácil de entender, explique lo que ocurrirá si el problema no se trata. Los problemas dentales rara vez se resuelven por sí solos y es probable que el paciente tenga que volver a su consulta para recibir un tratamiento más invasivo, largo y caro si no resuelve su problema ahora.

Después, explica cómo el tratamiento que propones ayudará a resolver el problema del paciente. Aclara cada procedimiento individual e ilustre cómo le ayudará. Cuando el paciente tiene toda la información, está en una posición mucho mejor para entender el razonamiento que hay detrás de sus elecciones y tomar una decisión lógica y educada.

Gestiona las críticas negativas

La creación de confianza con los pacientes no sólo se produce dentro de la clínica dental, sino también en Internet. Por muy bueno que sea tu trabajo, es probable que recibas alguna crítica negativa en algún momento. No importa si el paciente tenía razón al dejar una mala crítica o si estaba haciendo afirmaciones falsas. Lo que importa es cómo respondes a ella.

El 93% de las personas afirman que las críticas online influyen en sus decisiones de compra. Eso significa que incluso una sola crítica negativa puede tener un gran impacto. Una forma de reducir los efectos negativos de una mala crítica e incluso de volverla a su favor es mediante una respuesta profesional.

Dondequiera que se haya escrito la reseña negativa, acéptala públicamente y responda a su preocupación antes de dirigir la conversación a un canal más privado. Esto demostrará a los posibles pacientes que realmente te preocupas por las personas que tratas y que quieres solucionar cualquier problema que se presente.

No lo olvides: no basta con parecer digno de confianza, también tienes que serlo. Si el revisor tiene una queja genuina sobre el trato recibido, haz todo lo que esté en tu mano para resolverla. Si las reclamaciones son falsas y el revisor quiere causar problemas, considera la posibilidad de emprender acciones legales antes de que las cosas vayan más lejos.

Aunque sabes que tienes en cuenta los intereses de tus pacientes, tienes que convencerles de ello. Algunas personas ven a los profesionales de la odontología como vendedores hambrientos sólo interesados en ganar dinero. Pero tú sabes que te metió en el sector para ayudar a la gente y marcar la diferencia en sus vidas.

Demuestra a tus pacientes que tu pasión por tu trabajo nunca ha disminuido y que todo lo que les sugieres es para ayudarles a mantener su bienestar bucal. Siguiendo los consejos anteriores, tus pacientes te verán como lo que realmente eres y estarán más dispuestos a escucharte sin prejuicios y a seguir tus consejos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp